lunes, 1 de enero de 2018

COMPETENCIA DESLEAL

A pesar de que todos, al menos una vez en la vida, la vieron y comprobaron que tenía las patas cortas, a la hora de hacerla correr no les importó demasiado. En algún lugar está el secreto. Ya son muchos los que con ella hicieron carrera.

LIMPIEZA

Hoy he puesto a lavar la ropa. Bajo la lluvia persistente colgué los trapos sucios. El agua del enjuague también quedó en casa, nadie lo sabe, sólo este incómodo rumor que aún queda en el tendedero.

viernes, 29 de diciembre de 2017

LA LÍNEA

La fina línea se dibujó en el ancho cielo  de la media noche. Estrellas y cometas parecían girar en torno a ella. No era una galaxia, ni siquiera una nebulosa, tampoco un arcoíris  que, por extrañas razones, se hubiera enderezado, aunque sus colores estaban ausentes.

La línea, por momentos de fuego, por momentos de sombra, por momentos etérea y en otros sutil y espuria, permaneció visible el tiempo que dura un parpadeo de hombre mirando al cielo. Cuando se hubo desvanecido por completo, abajo, en el profundo abismo de todas las incógnitas, unos seres, llamados humanos,  le ofrecían estruendosas bengalas.

viernes, 22 de diciembre de 2017

VIERNES POR LA NOCHE

Acaba de sacar el pollo del horno. Un vino destapado el día anterior, ya sin espíritu, sin pena ni gloria, ocupa el centro de la mesa vestida con mantel rosa viejo. Cubiertos para dos, dos copas, dos servilletas, una vela gastada que espera ser encendida, un florero vacío ansiando los pimpollos que llegarán en breve y una extraña mezcla de aromas en el ambiente: Perfume francés de feria, blem en las maderas de los muebles y lisoform 99% en la antesala de la cocina, era la ojiva de una bomba a punto de estallar en aureolas concéntricas. Un suave toque a la puerta, un nervioso acomodar de la falda, blusa y gargantilla; un toquecito al volumen de la música y ahora sí, esos pasos decididos que llevan hacia la puerta que parece rechazar al mundo. Se abre silenciosa, lenta, ceremoniosamente dubitativa, mientras del lado de afuera, sin demasiado apuro, el delivery deja enfriar la pizza a los cuatro quesos.

ARTE SIMPLE

Carlos canta en la ducha su canción favorita. Estela, desde la cocina, lo acompaña con las tapas de las cacerolas. El bebé en la cuna se hace caca, levanta y se pinta la cara.
En esta casa son todos artistas.


SOBRIEDAD

-Hay que evitar el escándalo -dijo él con precisión en su mirada.
Ella bajó la cabeza sin emitir juicio. Acto seguido, salieron los tres en silencio.
El jardín de la casa era un amplio y acogedor espacio. Podría decirse que era un paraíso en miniatura, cuyos ríos de verde intenso rebasaban las glorietas dibujando arabescos en el suelo. En el centro de la escena, desnudos, Adán y Eva miraban sus propias sombras.

-Buen trabajo –se dijo– y mientras soplaba el humo del silenciador de la pistola, se volvió a tomar una cerveza.

martes, 19 de diciembre de 2017

EN BUSCA DEL HEREDERO

El grupo, vestido de negro riguroso, regresaba del entierro. Habían sepultado al tío rico y ahora tenían que dirimir el asunto de la herencia. En la sala, todo estaba dispuesto: La mesa de roble con doce sillas de terciopelo rojo, el candelabro de bronce bruñido con un velón de cera pura, la jarra de cristal y sus copas y el libro del testamento. De las doce sillas, una estaba vacía: la que perteneciera al difunto. Tomaron ubicación en sus lugares habituales y, el mayor de todos, dio lectura al acta de protocolo y, acto seguido, leyó el testamento. Cuando mencionaron su nombre, todos sonrieron de manera apenas perceptible, mientras el nombrado, entraba en una lividez desconcertante. Solemnemente le acercaron la copa con agua, que bebió a regañadientes, y lo invitaron a pasar a la sala contigua. Allí estaba el cadalso con la horca ya dispuesta.